Caferini es un gran centro de mundos

El mar ha sido siempre testigo de todo lo que Chiqui se ha propuesto. Por eso el mar fue el primero en saber que Chiqui, allá en el 2007, abriría un lugar de encuentro que, después de dudar entre varios nombres, acabaría llamándose Caferini.

Chiqui es Ángeles Vargas Haro, la propietaria de Caferini (caferini.es), café bar situado a un paso de la plaza de Castell de Ferro y frente al paseo marítimo, desde donde se puede disfrutar tanto del despertar del mar como de su anochecer.

Caferini es un espacio en el que además de confluir lo más variopinto del paisanaje que habita en el municipio de Gualchos-Castell de Ferro, ya sean agricultores, funcionarios, amas de casa, extranjeros afincados en la zona, administrativos o políticos, también se dan cita los viajeros, veraneantes o turistas que encuentran una buena excusa para echar unas horas o alojarse una temporada en dicho municipio. Sin duda, la mezcolanza de clientela es lo que le da color a este café bar que, gracias a su oferta, su terraza y el esmerado servicio de sus camareras, se ha convertido en un gran centro de mundos donde apetece quedar.

Al citarte en Caferini, me asegura Chiqui, puedes tomar, dependiendo la hora en la que quedes, un buen café o un té exótico, con tostadas, o crepes, o gofres, o algún pastel, o una porción de tarta, pero también un rico batido, un refrescante mojito, una cerveza especial, un buen rioja o una auténtica caipiriña.

Una atractiva clienta treintañera que oye lo que Chiqui me cuenta, no puede resistir la tentación de interrumpirla para dejarme claro que lo mejor es el trato. Caferini es un lugar muy familiar. El calor humano es lo que te engancha aquí.

Chiqui también me habla de sus camareras: Simona, Martirio y Svetlana, tres encantos, tres luceros, tres colores de mujer que junto a Chiqui le dan a Caferini una sobrada cuota de presencia femenina. Sin duda, dicha presencia es una de sus peculiaridades, ya que no es habitual en la Costa Tropical encontrarse locales donde predominen las sonrisas de mujer.

Pero no es casualidad que en Caferini la voz de la mujer resalte, sino un reflejo de la personalidad de su propietaria, pues Chiqui es una mujer reivindicativa, cuya brújula tiene bien marcado su posicionamiento vital. Uno se da cuenta de ello al rato de haber hablado con ella y después de haber tocado algunos temas que hacen aflorar su forma de pensar y de ver la vida. Ella es consciente de las desigualdades que las mujeres han sufrido y de las que todavía algunas sufren.

Antes de comenzar a reponder a las preguntas de granadatropical.es, Chiqui comparte conmigo otra reflexión: la relación de poder del hombre con respecto a la mujer se ha equilibrado, ha mejorado, está más abierta y es algo menos machista. No por ello hay que dejar de defender aquello que ya se ha logrado y lo que queda por conseguir, reivindica.

Está claro que Chiqui no sólo se preocupa de su libertad sino también de la de los demás. La energía que emana evidencia que es una mujer constructiva, afable y buena conversadora.

Es importante hacer notar que uno de los objetivos de Chiqui al abrir Caferini fue el de proporcionar un lugar de encuentro para aquellas personas, en su mayoría mujeres, que no eran capaces de ir solas a una cafetería. Y ese es un objetivo conseguido, pues Caferini ha ayudado a que esas personas se quiten ese velo teñido de miedo y vergüenza y acudan libremente a tomarse lo que les apetezca.  No hay que olvidar que en núcleos pequeños de población los prejuicios de muchos han marcado las conductas de unos pocos, hasta el extremo de influir en sus relaciones sociales. Como es bien sabido, viudas, solteras o divorciadas han sido víctimas, en una España que no está tan lejana, de la mirada crítica de aquellos vecinos que, amparados por la doctrina de un sistema represor, se atrevieron a juzgar la libertad de unos y otros. Pero eso, afortunadamente, en Castell de Ferro parece ya agua pasada.

También me apunta Chiqui que ante la falta que hay de un servicio de información turística en el municipio, en Caferini se presta dicho servicio. Es la clientela extranjera y los turistas que paran en la cafetería los que han sabido ver que en Caferini hay predisposición a ser informativamente atentos y generosos.

Y como me recuerda Chiqui, es bueno remarcar que Caferini promueve actividades culturales, como sus micro conciertos de música en vivo o su anual concurso de poemas y cartas de amor.

Veo en Chiqui a una mujer con una indiscutible energía emocional y un gran magnetismo, lo cual me anima a seguir descubriéndola a través de las respuestas que dé.

-Si no tuvieras Caferini, ¿a qué te gustaría dedicarte?

-Una de mis ilusiones es abrir un pequeño hotel con encanto y que mire al mar. Y abrirlo en Castell, porque aparte de que lo necesita, Castell de Ferro es un sitio maravilloso.

-¿Qué deporte practicas?

-Salgo a caminar cuando puedo y voy, también cuando puedo, a clases de baile. Pero no es suficiente. La cafetería me absorbe mucho; soy consciente de ello y lucho por un equilibrio.

-¿Colaboras con alguna ONG o alguna asociación benéfica?

-Colaboro con todas las organizaciones benéficas que pasan a lo largo de los años por la cafetería, que son muchas. También soy madrina de Aldeas Infantiles. Tengo mucha debilidad por los niños y con mi granito de arena aportó para que tengan un futuro mejor.

-¿Cuál es tu rutina preferida?

-Estar con mis amigos y mi familia. Compartir.

-¿Qué libro, o cómic, recomendarías a tus clientes?

-Mafalda, sin duda (sonrisa amplia).

-¿Qué le ofrecerías de la Costa Tropical a Miss Mundo?

-Que se sentara en mi cafetería y se tomara un buen café y una de las ricas tostadas que preparamos, mirando al mar. Y que comprobara que respetaríamos su privacidad, lo mismo que hacemos con el resto de famosos que de vez en cuando pasan por aquí. Entendemos que, ante todo, son personas que necesitan desconectar.

-¿Qué mejorarías en la Costa Tropical?

-La infraestructura y la imagen. Por suerte, vivimos en un entorno muy bonito que la naturaleza de por sí nos ha regalado. Por ejemplo, en la costa de Girona han construido caminos con encanto que enlazan unos pueblos con otros por el litoral; son senderos preciosos, perfectos para dar un paseo o hacer deporte sin poner tu vida en riesgo con los coches. Eso mismo se podría hacer aquí.

-¿Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer?

-Este refrán tiene mucha razón, pero siempre hay que seguir conociendo.

-Si hablásemos de infidelidad, ¿qué te viene a la cabeza?

-La infidelidad forma parte de todos. ¿Quién no ha sido infiel, aunque sea de pensamiento? Es algo que solo los afectados deben resolver.

-¿Es la educación la base de todo?

-Es parte de un conjunto que va cogido de la mano del sentido común y de los valores, independientemente de tener o no tener estudios.

-¿Tienes algún sueño que todavía no hayas cumplido?

-Sí, viajar por el mundo.

-¿A qué ciudad te ha llevado tu último viaje?

-A Munich.

-¿Eres entusiasta en exceso o tiendes a tener siempre los pies en el suelo?

-Creo que soy entusiasta sin excesos. Suelo tener los pies en el suelo.

-¿De qué te sientes orgullosa?

-Me siento orgullosa de poder dormir tranquila todas las noches.

-¿Te gusta asumir nuevos retos?

-Sí, siempre estoy maquinando cosas nuevas.

-¿Necesita nuestra sociedad de personas caritativas, desinteresadas, altruistas?

-Sí, son muy importantes y necesarias.

-¿Cómo ves el amor entre personas del mismo sexo?

-El amor no tiene sexo; es amor.

-¿Qué destacarías de tu personalidad?

-Quizás, mi carácter.

-¿Tienes alguna utopía?

-Sí, pero me la reservo.

-¿Qué tipo de música escuchas?

-Jazz, flamenco, rock, baladas…según el estado de ánimo y el momento.

-¿Cuál es tu comida preferida?

-Las migas, el cocido y el jamon de 5 jotas (sonrisas).

-¿Qué vino recomendarías a tus clientes?

-Uno que tengo en Caferini; para mi gusto, es muy bueno: Nestares Rincón. Aunque hay muchos más que recomendaría, pero no los tengo en la cafetería. Entre ellos, los vinos de Barranco Oscuro, por cercanía y por ser un innovador a nivel internacional. Además, lo tenemos aquí al lado.

-¿En qué redes sociales te mueves?

-Normalmente en Facebook y en Instagram, aunque la mejor red es la de los bares.

-¿Sigues la moda o vas por libre?

-Voy más bien por libre, pero siempre cae algo.

-¿Qué película te ha marcado?

-No me siento marcada por ninguna en concreto. Lo que sí es cierto es que no me gustan las de miedo. Valoro mucho mi tiempo libre para pasar un mal rato.

-¿Nos dejas un recuerdo de tu infancia?

-Recuerdo que a todos los mayores los llamaba de usted, pedía las cosas por favor y daba las gracias. No me ponía a chillar porque mis padres no me pudieran comprar un capricho y disfrutaba mucho de los pocos regalos que tuve.

No puedo dejar de mirar fijamente a los ojos de Chiqui, a esa mirada que rezuma energía y en la que podemos encontrar los filos de su pasado, las costuras de su vivir, los silencios de su presente y los brillos que deja su alegría.

Al despedirme de ella, sé, porque también me lo ha contado, que me despido de una mujer felizmente casada, madrugadora, puntual, que no milita en ningún partido, a la que le encantan las faldas aunque en su trabajo siempre lleve pantalones y que, como buena escorpión, es un gran activo para la sociedad. De hecho, si quisiera, podría ser una gran líder, sobre todo porque le gusta ayudar a los demás.

 

Por Juan M. Delgado                                         

P.D.

Como damos por hecho que no tardarás en tomarte algo en Caferini y que apreciarás que Chiqui tenga el detalle de ofrecerte un descuento si tu consumición supera los 20 €, no olvides que para obtenerlo tienes que mostrar la MASCOTA DESCUENTOS. Si no la tienes, puedes conseguirla fácilmente: sólo tienes que suscribirte a granadatropical.es.

Y recuerda que al disponer de la MASCOTA DESCUENTOS, no sólo podrás beneficiarte del descuento en Caferini, sino también de los descuentos que ofrecen todas las firmas que promocionamos en granadatropical.es.

En cuanto te hayas suscrito, te mandaremos la MASCOTA DESCUENTOS a tu email.

¡Buen provecho!