Grow Town o el cultivo del cannabis

He quedado con Máximo, Máximo Ocaña, propietario de Grow Town, tienda que abrió sus puertas a finales de 2015 en Motril y que está especializada en el asesoramiento y cultivo del cannabis, milenaria y estigmatizada planta, como se sabe.

Al alcance de un clic tenemos su tienda on line, growtownshop.com, y su tienda física la encontramos en un calle céntrica de Motril, en C/ Pedro Victoria, 7 -tlf 958 97 76 40-, situada muy cerca de la Avda. Rodriguez Acosta y abierta para todo aquel que quiera productos y soluciones de calidad para dicho cultivo, ya sea en interior o al aire libre. 

Aunque ya en los años sesenta del siglo pasado abrieron sus puertas los grow shops en Estados Unidos, es a principios de este siglo cuando tiendas como las de Máximo comienzan a ser habituales en las ciudades españolas.

En realidad son viveros especializados, donde puedes encontrar una rica variedad de productos, todos ellos relacionados con el mundo de la marihuana: semillas, abonos, sustratos, macetas, bandejas, acaricidas, instrumentos de medida, invernaderos de interior,

sistemas de iluminación, como lámparas, reflectores o temporizadores; accesorios para el control de temperatura o la lucha biológica; fertilizantes, insecticidas y un amplio surtido de la llamada parafernalia del cannabis, como son las pipas, los libros que profundizan sobre el cultivo, o los vaporizadores, otra opción, me informa Máximo, para disfrutar de una manera saludable de las características de la hierba, así como para su uso medicinal.

Incide Máximo en que, a pesar de los prejuicios de los sectores más conservadores, ha habido un gran cambio de actitud en nuestra sociedad respecto a la marihuana. De hecho, hoy podemos hablar y escribir abiertamente y sin miedo a que nuestra libertad de expresión sea censurada. Hemos avanzado, sin duda, pero aún seguimos estancados con la legalización de su consumo, apunta.

Por eso ha de quedar claro, me insiste, que en su tienda no se vende marihuana.

Es cierto que, legalmente, se plantea una gran contradicción, pues se tiene la posibilidad de comprar semillas, lo cual no es delito, y, al mismo tiempo y aunque hay cierta permisibilidad, no se tiene la libertad de consumir abiertamente. Que hay un vacío legal al respecto, es una de las razones que posibilitan la existencia de estas tiendas-vivero, grow shops que no son sino pequeñas empresas que, evidentemente, generan puestos de trabajo.

Al hablar con Máximo, descubro a una persona involucrada con la problemática y la cultura de esta planta que parece tener tantos defensores como detractores. Las cifras y las estadísticas hablan por sí mismas en relación a este estimulante natural que, según la ONU, un 3% de la población adulta la consume anualmente en el mundo.

Lo que es cierto, me insiste Máximo, es que borradores sobre la legalización del consumo de cannabis ya están en los despachos de juristas y políticos, muchos de los cuales saben que el autocultivo no es perjudicial para el consumidor, pues quien cultiva para su propio consumo está fuera del círculo del tráfico ilegal; es su forma de acceder a la marihuana de una forma natural y segura.

El activismo cannábico, asegura Máximo, es el que ha conseguido que en España existan ya asociaciones de consumidores de cannabis y tiendas como la suya, las cuales disfrutan de la misma libertad con la que el vino se consume en los bares o se cultiva en los viñedos. A continuación, a modo de juego, Máximo se anima a preguntarme. Quiere saber si yo sé cuál es el país con mayor tasa de consumo de vino del mundo. Pienso en Francia, en España, en Chile y en Sudáfrica, pero admito que desconozco la respuesta. Apenas segundos después, Máximo me hace saber que, con un gasto anual que asciende a 45.000 litros de vino, es el estado del Vaticano el que ostenta dicha tasa de consumo.

Aprovecho su pregunta juguetona para comenzar a hacerle las preguntas que, con sus respuestas, nos descubrirán algo más de este hombre simpático y locuaz, un hombre que tiene un indiscutible sentido del humor.-Si Grow Town no existiera, ¿a qué te gustaría dedicarte?

-Me dedicaría a profundizar mucho más en el mundo de la marihuana medicinal.  Creo que hay un potencial antitumoral en el cannabis y que en un corto plazo de tiempo se demostrará que es beneficioso en la cura de muchos cánceres.

-¿Qué deporte practicas?

-Me encanta montar a caballo y también hago escalada deportiva.

-¿Colaboras con alguna ONG o alguna asociación benéfica?

-Colaboro con la Asociación Española contra el Cáncer.

-¿Cuál es tu rutina preferida?

-Disfrutar de mi familia.

-¿Qué libro, o cómic, recomendarías a tus clientes?

-Dios vuelve en una Harley, de Joan Brady, y Cuentos para pensar, de Jorge Bucay.

-¿Qué le ofrecerías de la Costa Tropical a Miss Mundo?

-Desde su sol y sus frutas a sus peculiaridades.

-¿Qué mejorarías en la Costa Tropical?

-Creo que hay que apostar por impulsar más el ocio y el turismo, y por supuesto, mejorar las infraestructuras.

-¿Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer?

-Siempre hay que estar dispuesto a abrir puertas.  

-Si hablásemos de infidelidad, ¿qué te viene a la cabeza?

-Cada caso es un mundo.  Y no solo me refiero a la infidelidad en las relaciones de pareja. En el mundo de los negocios la infidelidad crea más de un problema.

-¿Es la educación la base de todo?

-Evidentemente, y el pilar de todo. Una sociedad sin educación sería una experiencia mucho más desoladora que vivir en un desierto.

-¿Tienes algún sueño que todavía no hayas cumplido?

-No. Afortunadamente mis sueños se van cumpliendo.

-¿A qué ciudad te ha llevado tu último viaje?

-A la Tacita de plata. Me encanta Cádiz. Voy allí con frecuencia, con mi familia y por asuntos de trabajo.

-¿Eres entusiasta en exceso o tiendes a tener siempre los pies en el suelo?

-Tengo los pies en el suelo. Planifico y soy precavido y metódico.

-¿Con qué defecto eres más condescendiente?

-Con quienes inevitablemente son impuntuales.

-¿Y con cuál más intransigente?

-Con esas personas que van de exigentes por la vida, ésas que se creen que por ser clientes se autocondecoran con un derecho que no tienen.

-¿En qué te fijas nada más conocer a una persona?

-En su mirada, en si miran o no a los ojos.

 -¿De qué te sientes orgulloso?

-De mi familia y de mi negocio.

-¿Te gusta asumir nuevos retos?

-¡Por supuesto! Siempre estoy abierto a nuevos retos. Me gusta investigar.

-¿Necesita nuestra sociedad de filántropos, de personas caritativas, desinteresadas, altruistas?

-¿Qué sería esta sociedad sin personas que den algo o mucho de lo que tienen, de lo que poseen y de lo que conocen?

-¿Qué piensas del amor entre personas del mismo sexo?

-Ponerle fronteras al amor es un error.

-¿Qué destacarías de tu personalidad?

-Mi seriedad, mi dinanismo, mi espontaneidad y que soy calculador.

-¿Tienes alguna utopía?

-Sí. Las utopías siempre tienen que estar presentes.

-Desde la rueda, ¿qué tres inventos te parecen primordiales?

-La electricidad, el teléfono y, por supuesto, internet.

-¿Qué tipo de música escuchas?

-Electrónica. Me gusta mucho Joris Voorn.

-¿Cuál es tu comida preferida?

-El potaje de hinojos que hace mi madre.

-¿Qué vino recomendarías a tus clientes?

-Un Ribera del Duero: Pago de los Capellanes.

-¿En qué redes sociales te mueves?

-Facebook, Twitter e Instagram.

-¿Qué película te ha marcado?

-Con Airbag me divertí mucho y Titanic me enganchó bastante.

-¿Nos dejas un recuerdo de tu infancia?

-Recuerdo que en la época de la zafra siempre estaba tiznado. Jugábamos con las cañas a todo lo que se nos ocurría. Y también me viene a la memoría que nos lo pasabamos pipa cortando pitas para las lumbres de San Juan.

Máximo, treintañero que se crió en el barrio de Las Angustias de Motril, me cuenta que le encanta cocinar y que las espinacas con bechamel es uno de los platos que le gusta preparar. También me puntualiza que es madrugador, entre otras cosas porque le gusta preocuparse del desayuno de sus hijos.

Lo que es indudable es su entusiasmo, entusiasmo que se evidencia al sacar a colación a Uruguay, país que fue pionero en América Latina en abolir la esclavitud, aprobar la enseñanza laica o legalizar el divorcio. Un país que hace más de 100 años optó por la separación de la Iglesia y el Estado. Todo llega antes en Uruguay, me dice Máximo, queriéndose referir con ello a que es un país que marca camino, como sucede en el caso de la venta legal de marihuana. Hay otros países donde se vende legalmente pero en ninguno como en Uruguay, donde es el propio Estado el que controla todo el proceso, incluido el diseño genético de las plantas, que compró a una empresa española, puntualiza Máximo.

Tras escucharle, no me queda duda de que este hombre emprendedor y energético conoce a fondo el mundo cannábico.

Me despido de Máximo después de compartir una comida en la que el alimento no solo ha sido el menú al que me ha invitado. Lo que me ha llenado realmente del encuentro con él ha sido la vitalidad que desprende y todo aquello que me ha contado acerca de su quehacer en su tienda Grow Town, además de esos detalles de su vida que me han ayudado a conocerle.

El hecho es que, al decirle adiós, me doy cuenta de que él forma parte de esa revolución silenciosa que va consiguiendo que la sociedad asuma sus contradicciones.

 

 

Por Juan M. Delgado

P.D.

Damos por hecho que al pasarte por Grow Town apreciarás que tengan el detalle de ofrecerte un descuento. No olvides que para obtenerlo tienes que mostrar la MASCOTA DESCUENTOS. Si no la tienes, puedes conseguirla fácilmente: sólo tienes que suscribirte a granadatropical.es.

Y recuerda que al disponer de la MASCOTA DESCUENTOS, no sólo podrás beneficiarte del descuento en Grow Town, sino también de los descuentos que ofrecen todas las firmas que promocionamos en granadatropical.es.

En cuanto te hayas suscrito, te mandaremos la MASCOTA DESCUENTOS a tu email.